miércoles, 30 de noviembre de 2011

Bosques escandinavos en tu casa

Hoy sólo os traigo un enlace, pero es que está genial, cómo ahora me ha dado fuerte por la jardineria...bueno, siempre ha estado ahí, soy una guarda forestal frustrada, que en lugar de aprender los tipos de árboles, estudió contabilidad, que se le va a hacer. Bueno, al grano, que he visto esto en una página de esas en las que ahora pierdo un montón de tiempo y os lo traigo para que lo veais, si cerrais los ojos, y subis el volumen del ordenador o de la tele si lo conectais, da la impresión de estar allí o al menos os relaja el sonido. Espero que os guste.

http://w3.upm-kymmene.com/upm/forestlife/index.html#lang=0&sid=8&hid=19

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Fuente Dé o andar entre nubes.






Que decir de "Fuente Dé"   Si quién esté leyendo esto, todavía no ha estado allí, cuando se está arriba, la sensación más parecida es como andar entre nubes, y seguramente, nos quedemos cortos. 
Fuente Dé, está situado a 1070 metros de altitud y montando en su teleférico, nos situaremos a 1823, salvando un desnivel de 753 en tan sólo 4 minutillos. Eso como información oficial, la extraoficial, cómo ya puse  en la entrada de las "Cuevas", tengo claustrofobia y hombre, si os soy sincera, al subir, lo pasé bastante mal, por la cantidad de gente y por los nervios que tenía, pero realmente, la 1º vez que fui, monté en las cabinas antiguas que si que daban miedo, pero ahora, con las nuevas, ni te enteras, es más, cuando quieres abrir los ojos y decir que estás agobiado, resulta que ya hemos llegado, Son bastante amplias y si no tienes vértigo (como yo que soy una claustrofóbica a la que la gustan las alturas) pues disfrutarás del viaje.


 Es una sensación increíble, ir subiendo y ver cómo va apareciendo el valle y sus montañas. Y ya si encima, hay alguna nube, eso si que es formidable, porque ver el suelo y no hacer sol, de pronto, niebla y según vamos ascendiendo, parece que flotemos en las nubes y únicamente vemos los picos de las montañas y el sol brillar nuevamente. 


Viniendo desde la localidad de Potes, nos adentramos al "Valle de Liébana" y cuando se acaba la carretera habremos llegado a nuestro destino, como diría el GPS. 
Espero que seáis previsores y hayáis madrugado, cuando vayáis, porque si no, armaros de paciencia, porque con suerte, las 2 horas no os quita nadie de espera, lo bueno, que podéis pasar el rato tumbados en la pradera que hay, admirando lo que os rodea mientras los teleféricos suben y bajan . Hay un bar con terracita, aunque ya imagino que os haréis una idea de los precios y hay cuartos de baño. 




A mi lo que me gustó mucho fueron los árboles que hay por la zona, me recuerdan a los típicos de las películas de fantasía...bueno y de terror. 


Cuando por fin os llegue el turno y después de elevaros a las alturas, otro consejo, nada más llegar, pedir el número de vuelta, porque si no, cuando queráis volver tendréis otras 2 horas de espera. Bueno, siempre y cuando no vayáis con idea de hacer alguna ruta por arriba, o sea que tan sólo queráis daros una vuelta, ver el paisaje a vuestros pies y para abajo, si queréis algo más, por lógica, no pidáis entonces el ticket. 
Si os fijáis bien en la foto del establecimiento que es el bar, y por donde se coge el teleférico a parte de un tienda de recuerdos,hay gente en un mirador en la planta de arriba, si tenéis vértigo pero habéis logrado subir con los ojos cerrados, no os aconsejo que os pongáis allí para nada, pero para los que seáis como yo, corred para pillar el mejor sitio, porque parecerá que flotáis. El mirador es como un balcón de hierro, y el suelo es con agujeritos en plano gofre, que sobresale cómo suspendido en el aire.









Los niños también pueden subir y si tienes perro también, pero claro, siempre y cuando tengais mucho cuidado con los 2 jjjj,.






Otra cosa que os puede ocurrir y que es fascinante, es que subais con un sol digno de un mes de agosto a las 4 de la tarde y que de arriba, el tiempo cambie bruscamente y empiece a oscurecer, a avanzar la niebla y en cuestión de 1 hora, puedes encontrarte en medio de la nada.
Aunque recordad que cómo ya os he dicho, también puede ser al reves, que abajo parezca que os va a caer un chaparrón y al llegar arriba, luzca un sol esplendido.


Os dejo el enlace del teleférico .- http://www.cantur.com/teleferico.asp 

Cámara web Fuente Dé - Picos de Europa - Cantabria - España - Europa, España, Fuente Dé
Webcam Fuente Dé

viernes, 18 de noviembre de 2011

Aunque lo he ubicado dentro de El Escorial, en realidad es de toda la zona de la Sierra de Guadarrama, este programa está genial.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Silla de Felipe II


Tan tranquilas y sin molestar
Hace años, cuando todavía iba al colegio, tengo un recuerdo vago de lo que era por aquel entonces la famosa piedra, risco,cancho o canto gordo o cómo lo queráis llamar, (bueno más bien cómo debería llamarlo), me acuerdo que sólo estábamos nosotros y no había nadie más. Bastantes años más tarde, volví varias veces, 1º con el instituto y luego como monitora de una ONG y la sensación era la misma, sólo estábamos nosotros, las vacas  y el silencio roto por los animales y pájaros que no veíamos, pero que estaban allí.


Monasterio de San Lorenzo del Escorial
Para quién no lo conozca, la impresión que causa ver desde la supuesta Silla de Felipe II el Monasterio de El Escorial no se puede explicar, y yo que soy muy imaginativa, dejaba que mi imaginación volara siglos atrás, no me extraña que uno de los más famosos dichos que tenemos en España sea precisamente el que hace referencia a la duración de algo, como lo fueron sus obras.







Se supone que mientras lo construían, Felipe II, salía a pasear, hasta llegar aquí y observar cómo iban las obras. Eso como historia o cuento, está muy bien y entretiene, pero no es real, 1º porque hay sitios desde otros lugares de la misma localidad donde se puede ver muchísimo mejor todo el Monasterio, a no ser que tuviera vista lince y no le importara. y 2º, porque según están determinando, podría haber sido tallado por los Vetones, un pueblo de cultura celta, se supone que es un altar dedicado a algún dios. De hecho, hay otro llamado "El Umbo" en  La Nava del Barco en la provincia de Ávila que se asemeja completamente al de aquí cuyo nombre es el "Canto Gordo" Incluso a unos pocos kilometros en una finca privada, hay otra piedra parecidisima,


Si no habeis estado nunca, deberiais hacerlo, partiendo del camino que sale entre el paseo del monumento y el parque, dirección albergue. Hay otra ruta que parte de la estación de tren, pero tienes que atravesar la localidad, también está bien, pero si te gusta ver árboles, te recomiendo esta más. No tiene nada de pérdida, es ir todo el rato hacia adelante siempre entre árboles, excepto un tramo que si vas en verano, te puedes tostar, pero son unos 10 minutillos o menos, depende del paso. Nosotros con niño tardamos creo que ese tiempo o un poco más. La ruta que tenemos que seguir es la marcada de rojo y blanco: GR10





El paseo es para disfrutarlo, pero también os aconsejo una cosa importántisima, si podéis evitarlo,NO VAYÁIS EN FIN DE SEMANA. Si no tenéis más remedio, madrugad, para estar de vuelta cuanto antes, porque si no, eso se saturara, por el camino, más o menos, nos encontraremos a gente o grupos, pero lo peor está al llegar, hay un bar con mesas y la carretera la cortan justo allí, de hecho, yo aluciné un poco, porque nosotros íbamos con nuestras botitas de montaña o playeras y empezó a llegar gente con chanclas y zapatitos de tacón, que no es por criticar, pero le quita muchísimo a la zona ver ese panorama. 






Desde la Silla, las vistas son fabulosas, con el Monasterio, El Monte Abantos, Siete Picos, la Sierra de Guadarrama

Si luego queréis continuar la ruta, podéis subir hasta unos miradores desde donde la vista del Monasterio es aún mejor. Y para bajar, pues por el mismo caminito. Os recomiendo que paréis en la Ermita de Gracia donde hay varios paneles informativos con más rutas y una fuente por si la necesitáis, que siempre viene bien el agua fresquita. 


miércoles, 2 de noviembre de 2011

Campillo de Ranas, misterio y mágia en Guadalajara

Campillo de Ranas


Que puedo decir de este pueblo..... la primera vez que fuí, sólo os diré lo que le dije a mi prima cuando la invité a pasar mi cumple en una casita rural de allí: traete ajos, un crucifijo y no te pares en la carretera jjjjjjjj. con eso, creo que os podreis imaginar lo que sentí mientra iba, de noche, con niebla y hace sólo unos años han puesto luz en todo el pueblo, pero hace unos 7 años, no había más que en la entrada. Hoy nos vamos a Campillo de Ranas en la provincia de Guadalajara

Para los que no conozcais nada de esta zona, os aconsejo que saqueis tiempo de donde sea para acercaros, porque realmente, merece muchísimo la pena ir, uno siempre se imagina estos pueblos en el norte o al menos es lo que yo pensaba hasta que llegué allí. Si uno está acostumbrado a los paisajes típicos de la Alcarria como yo lo estaba de mi pueblo que es de esa provincia, al llegar allí te quedas absolutamente descolocado, porque no tiene nada que ver. 



Campillo de Ranas está situado en la sierra de Ayllon, junto al Pico Ocejón y el Macizo de Ayllón, al noroeste de la provincia de Guadalajara.




Iglesia Santa Maria Magdalena






Al entrar, si buscamos la plaza, no tendremos pérdida, veremos la iglesia hecha de pizarra negra como el resto del pueblo, pero mezclada con piedra caliza de colores, lo que le da un aspecto imponente, y de noche, quizás algo lúgubre, cosa que a mi por cierto, me parece que le da todo su encanto.
Reloj Solar






En la misma plaza de la iglesia que se llama Santa María Magdalena, se encuentra el "Reloj solar" donde también estaba la antigua casa del cura. Llama muchísimo la atención acostumbrados todos a ver en los campanarios los relojes normales, aquí, tienen este. 


Pico Ocejón
Si miramos ahora a la derecha, nos situamos en la fuente, llamada de "las ranas", antes había 2, ahora, o yo estaba ciega el día que las busqué, o las han quitado por algo, no se, a lo mejor las pondrán de nuevo, desde ahí mientras bebes agua fresquita, podrás ver en toda su magnitud, el "Pico Ocejón" de 2048 metros de altitud.








Si continuamos por la izquierda, pasamos entre la iglesia y una zona para jugar a los bolos
Y a partir de ahí, podéis dar un paseo por el pueblecito, con su tranquilidad, con su silencio,si nos salimos del pueblo un poco, nos encontraremos con el "Roble Hueco", que al parecer tiene más años de los que se recuerda y por donde iremos si queremos bajar hasta el embalse a darnos un baño.
Hay muchísimas opciones para tener en cuenta tanto si vais por un dia, como si pasais varios, ¡Hombre!, yo os aconsejo al menos un fin de semana, para probar la noche, donde el pueblo se torna diferente, oscuro, enigmático, donde se siente todo el silencio del mundo, pero a la vez, se escucha todo el rumor de la sierra, sus sonidos, de hecho, al parecer en esa zona, han vuelto los lobos o quizás nunca se fueron. 
Podéis acercaros al embalse del que ya os he hablado, a la Cascada del Aljibe, a la Ciudad Encantada de Tamajón, desde Majalrayo se puede subir hasta el mismo Pico o acercaros a ver otro pueblo que tenía que haber sucumbido en otro embalse, pero que se salvó y fue abandonado aunque ahora lo están rehabilitando los descendientes de los que fueron sus habitantes. O subir por su carretera digna de un anuncio de pastillas para el mareo hasta Riaza 


O si vais a Madrid, atravesar por Cardoso de la Sierra y bajar por Buitrago. ¡Ah! se me olvidaba, si queréis comer, os aconsejo Majalrayo, allí hay un pub a la entrada que hacen bocadillos riquísimos y un caldito casero, es la opción más barata a no ser que tengáis el monedero lleno, entonces os recomiendo cualquiera de los 2 mesones de esa localidad, en Campillo lo siento, pero suelen clavar. Si estoy equivocada y actualmente hay sitios baratos, disculpadme y decidmelo para corregirlo.
Os subo un vídeo que he hecho con las fotillos para que os guste más. 












Hoy he leído esto en facebook, que gran verdad, la mayoría de los sueños, mueren cuando crecemos o simplemente  dejamos que sean sueños toda nuestra vida, sin atrevernos a intentarlos.